Aprende a evitar que tu mascota o la del vecino orinen en tu puerta, con un método muy sencillo.

Sé que es muy desagradable levantarse en la mañana y al abrir la puerta lo primero que llame nuestra atención sea el mal olor a orine.  Pude ser el de nuestra mascota o la de los vecinos e incluso alguno que otro callejero que se haya tenido en nuestra puerta para orinar. Es una costumbre de todos los perros. Aunque los acostumbremos a hacerlo en un sitio específico escapa de nuestro control que los ajenos lo hagan.

En el día de hoy quiero mostrarte un truco sencillo para impedir que la puerta de nuestra casa sea el lugar favorito para que las mascotas hagan sus necesidades fisiológicas. Es muy sencillo, pero debes hacerlo como te lo voy a explicar en el vídeo que verás a continuación.