Adelgaza de forma fácil con esta rutina de ejercicios caminando.

Como sabes, caminar es uno de los ejercicios más saludables que existen y, además, adelgaza. Además y no es cierto que caminar no sea una buena actividad para adelgazar. Si se hace bien, también te ayuda a perder peso.

Pero además, mejora la circulación, protege el corazón, previene la obesidad y la diabetes y mantiene un buen estado general de salud física y mental. Por eso, los médicos siempre aconsejan empezar con este ejercicio.

Sobre todo, si no se está acostumbrado a realizar ningún tipo de deporte. “Para la mayoría de las personas, caminar es la manera más fácil de introducir más actividad física en el día a día”, señala el doctor Rippe, coautor del de la ‘Guía completa del doctor Rippe para estar enforma caminando’ en el libro ‘Ejercicio físico para mejorar la salud’ (Ed. Pirámide).

El médico señala, además, que no es necesario caminar 8 km al día o entrenarse para una maratón para estar en forma. Basta con caminar entre 1 y 1,5 km al día a un ritmo que se considere agradable para disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca, siempre, claro está, que seas ,.

Y si lo que te preocupa es perder esos kilos de más, sigue leyendo. Encontrarás una rutina semanal para adelgazar caminando.

¿Cuál es la postura para empezar a caminar?

Los hombros tienen que estar relajados y los brazos ligeramente doblados por el codo. Hay que dejar que los brazos se balanceen de manera natural para compensar la acción de las piernas. Para que nos sea más fácil adoptar la postura correcta, podemos imaginar una línea central dibujada en el camino y caminar con las zancadas habituales colocando los pies paralelos a la línea. Las caderas deben moverse libremente y girar hacia la línea con el movimiento de cada pierna.

No hay que caminar vencido hacia delante de manera rígida, ya que puede disminuir la respiración y provocar mucha tensión en la región inferior de la espalda.

En cambio, si se camina con la cabeza erguida, los hombros hacia atrás y las caderas balanceándose libremente, se elimina la presión de la región inferior de la espalda y se permite una respiración más firme y ágil.

Cómo comenzar a caminar para adelgazar

Si no se ha practicado ejercicio durante mucho tiempo, lo ideal es comenzar gradualmente. Hay que recordar que durante el primer mes de entrenamiento, no es necesario caminar una gran distancia. Lo recomendable es empezar gradualmente hasta alcanzar los 25-30 minutos diarios de caminata.

Por otro lado, no se debe caminar muy rápido, puesto que si uno se cansa, se abandonará pronto el ejercicio y los beneficios se obtienen cuando se practica durante más tiempo. Por ejemplo, un ritmo bueno al principio es el que permite recorrer una distancia de 2,5 km en 25 minutos.