Si usted todavía lo bebe, pare; Está destruyendo sus huesos de adentro para afuera

¡Saludos! ¿Eres de las personas que consume mucho refresco? Entonces debes conocer los riesgos que ocasiona en tu salud. Es muy dañino para nuestro organismo debes prestar atención a lo que te traemos el día de hoy.

Todos somos amantes de las gaseosas sin embargo hay que conocer los motivos para bajar su consumo. Tu salud es lo mas importante tomate el tiempo de apreciar esta información hasta el final.

1. Refrigerante y la osteoporosis

En los compuestos de muchos refrigerantes se incluyen la cafeína y el ácido ortofosfórico que, conforme con la lista de investigaciones, previene la absorción de calcio.

Otra investigación mostró que el consumo regular de refrigerante provoca una reducción significativa de la densidad del tejido óseo de las articulaciones de la pelvis. Es notable que las mujeres son más sensibles a la pérdida de masa ósea.

2. Riesgo para el hígado

Si piensa que la cirrosis es una cosa que solo sucede con los alcohólicos está equivocado. El consumo excesivo de refrigerante  puede ocasionar esta enfermedad peligrosa.

3. Peso excesivo

Las bebidas gaseosas sin alcohol ocupan el primer sitio en la lista de productos que ocasionan obesidad.

En una botella de medio litro de refrigerante se poseen nueve cucharadas de azúcar, que es verdaderamente considerablemente más peligroso que el azúcar común que tenemos en casa.

Pues bajo el impacto del dióxido de carbono se absorbe de manera inmediata en el torrente sanguíneo.

4. Caries bucales

Los refrescos ocasionan daños al esmalte bucal. Aparte del alto contenido de azúcar, estas bebidas asimismo poseen alta acidez.

5. Enfermedades nefríticos

Como se ha dicho ya antes, el ácido ortofosfórico quita el calcio de los huesos, y es parcialmente removido en la orina, mas parte de él continúa en los riñones. De ahí que que el consumo de refrigerante es la forma adecuada de conseguir cálculos nefríticos.

Si cuida de su salud, no se transformará en un adicto a las bebidas gaseosas. Los especialistas recomiendan tomar un vaso de leche por cada lata de refrigerante para compensar la pérdida de calcio.